Dios

Hay un solo Dios. Él es Eterno y es el Creador de todo lo que existe. Él se manifiesta en tres personas diferentes: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Estos tres forman La Trinidad. Estas personas son co-iguales y son uno con Dios.

Citas Bíblicas:

Génesis 1:1-2

Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra. 2 La tierra estaba desordenada y vacía, las tinieblas cubrían la faz del abismo, y el espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas.


I Juan 5:7

Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.

 

Padre

Dios es soberano y le dio al hombre la libertad de escoger su destino eterno. Él desea que todos acepten el regalo de su salvapción que es a través de Jesucristo.

Citas Bíblicas:

1 Timoteo 2:4

El cual quiere que todos los hombres sean salvos y lleguen a conocer la verdad.

2 Pedro 3:9

El Señor no se tarda para cumplir su promesa, como algunos piensan, sino que nos tiene paciepncia y no quiere que ninguno se pierda, sino que todos se vuelvan a él.

 

Hijo

El Señor Jesucristo es el perfecto Dios-Hombre. Él vivió una vida perfecta y sin pecado, y se entregó a sí mismo por nosotros como un sacrificio al derramar su sangre y morir en la cruz. Esto lo hizo para pagar por todos nuestros pecados: pasados, presentes y futuros. Al tercer día resucitó de los muertos.

Citas Bíblicas:

Romanos 5:8

Pero Dios muestra su amor por nosotros en que, cuando aún éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.

2 Corintios 5:21

Al que no cometió ningún pecado, por nosotros Dios lo hizo pecado, para que en él nosotros fuéramos hechos justicia de Dios.

 

Espíritu Santo

El Espíritu Santo viene a morar en el creyente en el momento de su salvación. Él le da poder y equipa a cada creyente para que tenga una vida agradable a Dios. También permite que el creyente pueda entender la Biblia. A través del Espíritu Santo somos hechos parte del cuerpo de Cristo.

Citas Bíblicas:

Hechos 1:8

Pero cuando venga sobre ustedes el Espíritu Santo recibirán poder, y serán mis testigos en Jerusalén, en Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

I Corintios 6:19-20

¿Acaso ignoran que el cuerpo de ustedes es templo del Espíritu Santo, que está en ustedes, y que recibieron de parte de Dios, y que ustedes no son dueños de sí mismos? Porque ustedes han sido comprados; el precio de ustedes ya ha sido pagado. Por lo tanto, den gloria a Dios en su cuerpo y en su espíritu, los cuales son de Dios.

 

Biblia

La Biblia es la palabra inspirada sobrenaturalmente por Dios y escrita a través de hombres. La Biblia constituye la autoridad final en Fe y práctica. Está completa y sin errores.

Citas Bíblicas:

Hebreos 4:1-2

La palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que las espadas de dos filos, pues penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

2 Timoteo 3:16-17

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

 

La Humanidad

Todo ser humano es salvo por la inmerecida misericordia de Dios, a través de la fe, y nada que haga afecta su salvación; es un regalo gratuito. Los esfuerzos del hombre, a pesar de sus buenas intenciones, antes o después de su salvación, no tienen nada que ver con ella. La salvación es basada en la obra completa de Jesucristo y nada se le puede añadir.

Citas Bíblicas:

Gálatas 2:16

Sabemos que el hombre no es justificado por las obras de la ley sino por la fe de Jesucristo, y también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, ya que por las obras de la ley nadie será justificado.

Efesios 2:8-9

Ciertamente la gracia de Dios los ha salvado por medio de la fe. Ésta no nació de ustedes, sino que es un don de Dios; ni es resultado de las obras, para que nadie se vanaglorie.

Tito 3:5

Nos salvó, y no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo.

 

Salvación

La salvación es un regalo de Dios para el hombre. El ser humano no puede ser justo delante de Dios excepto a través de poner su fe en Jesucristo como su Salvador Personal. La salvación viene cuando ponemos nuestra confianza en el sacrificio de Jesús en la cruz. Dios Padre ofreció a Jesucristo para cargar con los pecados del hombre y así darle perfección.

Citas Bíblicas:

Romanos 3:23

Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios.

Romanos 6:23

Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor.

II Corintios 5:21

Al que no cometió ningún pecado, por nosotros Dios lo hizo pecado, para que en él nosotros fuéramos hechos justicia de Dios.

 

Seguridad Eterna

Dios le dio al hombre el regalo de la vida eterna a través de Jesucristo y el creyente puede estar seguro de que su salvación es eterna. La salvación se mantiene por la gracia y el poder de Dios, no por el esfuerzo del cristiano.

Citas Bíblicas:

Juan 10:28-29

Y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.

1 Pedro 1:3-5

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que por su gran misericordia y mediante la resurrección de Jesucristo nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva, para que recibamos una herencia incorruptible, incontaminada e imperecedera. Esta herencia les está reservada en los cielos a ustedes, que por medio de la fe son protegidos por el poder de Dios, para que alcancen la salvación, lista ya para manifestarse cuando llegue el momento final.

1 Juan 5:13

Les he escrito estas cosas a ustedes, los que creen en el nombre del Hijo de Dios, para que sepan que tienen vida eterna.

 

Bautismo

El bautismo por inmersión es un símbolo espiritual que representa la muerte, sepultura y resurrección de Jesús, y es una demostración pública de que se aceptó a Jesucristo como salvador personal. El bautismo no salva, pero le enseña al mundo que eres salvo. No es un requisito para salvación, pero es un mandamiento bíblico que manifiesta tu amor y obediencia a Cristo.

Citas Bíblicas:

Mateo 28:19-20

Por tanto, vayan y hagan discípulos en todas las naciones, y bautícenlos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Enséñenles a cumplir todas las cosas que les he mandado. Y yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Hechos 2:41

Fue así como los que recibieron su palabra fueron bautizados, y ese día se añadieron como tres mil personas.

Colosenses 2:12

Cuando ustedes fueron bautizados, fueron también sepultados con él, pero al mismo tiempo resucitaron con él, por la fe en el poder de Dios, que lo levantó de los muertos.

 

Comunión

La Cena del Señor (o la Santa Cena) es una ceremonia dada por Jesucristo a todos los creyentes para recordar continuamente su sacrificio por nosotros y simbolizar así el nuevo pacto. Los elementos del pan y el jugo de uva son símbolos del cuerpo y de la sangre de Cristo. La comunión no significa salvación, sino que es un recordatorio del enorme sacrificio que fue dado para todos nosotros como pago de todos nuestros pecados.

Citas Bíblicas:

Lucas 22:19-20

Luego tomó el pan, lo partió, dio gracias y les dio, al tiempo que decía: «Esto es mi cuerpo, que por ustedes es entregado; hagan esto en memoria de mí.» De igual manera, después de haber cenado tomó la copa y les dijo: «Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por ustedes va a ser derramada.

1 Corintios 11:23-26

Yo recibí del Señor lo mismo que les he enseñado a ustedes: Que la noche que fue entregado, el Señor Jesús tomó pan, y que luego de dar gracias, lo partió y dijo: «Tomen y coman. Esto es mi cuerpo, que por ustedes es partido; hagan esto en mi memoria.» Asimismo, después de cenar tomó la copa y dijo: «Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; hagan esto, cada vez que la beban, en mi memoria.» Por lo tanto, siempre que coman este pan, y beban esta copa, proclaman la muerte del Señor, hasta que él venga.